Parálisis, abandono, dolor, o necesidad de anestesiarme con grasa o azúcar.

Dedos aniquilados por pellizcarme los padrastros, temblores que muestran mis continuos nervios, como dice una canción del maestro Enrique Bunbury «El cielo está dentro de mi»: <<…En la cara la sonrisa y en el corazón la cruz…>>

Lo cierto es que he caminado ya varios desiertos, de distintos tonos y austeridades, SIN EMBARGO, la dimensión cuerpo la transito desde hace no demasiado, como un eterno castigo…

Y digo eterno, porque se hace ya MUUUY largo.. siempre desde la lucha: «venga Leire, vamos a hacer un ayuno, un detox…». Y sí, me ayudaba a escapar de la celda, a limpiarme y elevarme, como más te  guste oírlo.

En definitiva seguía siendo la misma celda.

No es que tenga obesidad, ni trastornos de la alimentación, en realidad es mucho mas simple, y por eso mismo socialmente bien aceptado. El asunto es que soy consciente de que ingerir azúcar, excesos de café o ciertas grasas, me dañan, me contaminan, me enferman, y sin embargo cuando no puedo más, cuando peor estoy, en vez de buscar descansar y tomar decisiones para mi salud y bienestar, lo que hago es intoxicarme.

Esto nace de un patrón infantil, en el cuál, si los adultos que había no se cuidaban y eran un tanto negligentes en estas áreas de auto cuidado y salud, pues se establecieron patrones y conductas totalmente nocivas.

En mi caso, hablamos de unos 2kg de exceso de grasa visceral y otro par de grasa corporal… que en sí se traduce en inflamación de mi sistema nervioso, en ansiedad, en dolores físicos.

Porque no hablamos sólo de lo que se ingiere, sino también de la inmovilidad física.

Cuando observo el cuerpo de mis padres, los veo neuroinflamados, dañados y poco cuidados. Y por más veces que les he dado pautas, hacen lo que pueden (iba a decir lo que quieren).

Y así observo a muchísimos pacientes. Por eso me desnudo en el blog y en consulta. Los que me conocen ya saben que uso mucho ejemplos de la experiencia personal, que es la única que tengo a día de hoy.

He querido sacar este tema, porque hoy empiezo un reto: eliminar azúcar y otras tóxicos como el café, grasas etc…

Y me ha surgido la idea de compartirlo, para que a modo de ritual, de un paso ya definitivo.

Y si resuenas, tal vez podamos hacerlo juntos.

Mi propuesta será un ayuno intermitente hasta el 31 de julio + deporte + descanso en contacto con la naturaleza. (idea de desinflamar) .

Y el mes de agosto entero, con el cuerpo ya un poco metido en canción arrancar un programa que voy a subir en mi aula online, con pautas, meditaciones, ejercicios, propuestas de dieta, de ayunos, etc.. con un foro activo. Estate atent@ porque informaré en Facebook de cómo hacer para que puedas apuntarte conmigo.

Yo sumo y me comprometo con mi cuerpo.

Porque estuvo muy bien caminar la dimensión mente, la espíritu y ahora toca la del cuerpo.

¡Vamos allá!

 

Leire