Representa la plenitud de la flor. El momento en el que el capullo se abre y deja ver su belleza. Manifiesta la fertilidad, cuando la planta está lista para ser fecundada y dar fruto. Aspecto de la Diosa: la madre. Representa la fuerza interior, la lucha y la protección. Es madura, plena y completa. Se entrega y ilumina la noche. Ella es abundancia y felicidad.

Honrar a Afrodita signfica reconocer la conexión entre la belleza, el placer y la espiritualidad, una conexión que las religiones monoteístas en general han fracturado.

Cuando hay una pérdida o falta de belleza y sensualidad en nuestra vida, Afrodita se ha dormido dentro de nosotras.

A veces esto sucede porque estamos pasando por un proceso interno intenso o doloroso, un viaje al submundo, pero aún así, o justamente en estos momentos, los pequeños detalles amorosos, como una flor en la mesa, un olor delicioso, una caricia lenta… pueden elevar nuestra energía vital y volver a conectarnos con la magia en lo cotidiano.

El color que la identifica es el rojo.

La Luna llena es un momento de magia para todo uso. La profecía y la protección son algunas muy buenas ideas para trabajar aquí. Se suelen llamar a tótems como el cuervo para prestar sus dones de adivinación. La adivinación es ahora especialmente eficaz, ya que nuestros poderes psíquicos se acentúan en este momento.

Como he dicho antes, la luna llena es buena para casi cualquier ritual mágico, pero para ciertas cosas será especialmente buena:

Estas incluyen:
* Fuerza
* Maximo Contacto cósmico * Plenitud
* Fertilidad
* Expansión
* Abundancia
* Protección
* Actividades artísticas
* Belleza, salud y bienestar
* El cambio y las decisiones * Competencia
* Sueños
* Actividades familiares
* Conocimiento
* Compromisos jurídicos
* El amor y el romance
* Dinero, Trabajo
* Motivación
* Protección
* Psiquismo
* Superación personal

La diosa Afrodita en mí.

Ella es la diosa de la fertilidad y del amor , es la Madre primigenia de toda creación perpetua. Nació cuando el dios del cielo, Urano, fue castrado por Cronos y de su última eyaculación se creó una espuma en el mar, que se coagulópara crear a Afrodita.

Esta masa otó hacíala orilla en una concha de vieira, y de ellaemergió una mujer in nitamente deseable,según la representación icónica de Afrodita –o su equivalente romano, Venus, conforme a los patrones de belleza de la época del Renacimiento.

Deseo ( Himero)y Amor ( Eros ) la siguen dondequiera que vaya. Todo lo que toca lo impregna del deseo y del amor que impulsa la vida :donde ella camina brotan hierba y ores bajo sus pies, los animales seemparejan, los mortales, dioses y diosas se enamoran de ella… Extrae en todos los lugares la promesa escondida de la vida y la pasión que todo lo aviva.

ASÍ MISMO ES LA FASE LUNAR CONOCIDA COMO LA MADRE.

En la fase de la madre sentimos la necesidad de cuidar y nutrir, de preocuparnos por otros y ser receptivas. En este momento tenemos una energía muy potente con lo que muchas personas pueden acercarsenos en busca de apoyo. Nace el impulso de dar, de cuidar y de proteger a los demás, anteponiéndolos a nuestras necesidades. La atención se centra en los demás y nos olvidamos un poquito de nosotras mismas. Durante esta fase somos más poderosas, creativas, terrenales, equilibradas, calmadas, tenemos mucha fuerza, sabiduría, autoconfianza, y seguridad en nosotras mismas. Estamos más conectadas con la naturaleza y los animales.

Se vincula con el ciclo menstrual, cómo que lo “normal” era ovular con la luna llena y menstruar con la luna nueva. Se le conoce como el ciclo de La Luna Blanca.

Sin embargo, muchas mujeres se rigen por el proceso contrario: ovulan durante la luna nueva y experimentan el sangrado con la luna llena. A este ciclo se le conoce como Luna Roja y Miranda Gray explica que no hay nada malo en él, simplemente las energías se expresan de manera diferente. Las energías de la Luna Blanca están ligadas a la concepción y al arquetipo de la madre, y la Luna Roja está más vinculada al arquetipo de la Bruja y los poderes ocultos.

Al menstruar en la fase de Luna LLena, la energía de la luna nos transmite una vibración de júbilo, de alegría y plenitud, la espiritualidad cobra más fuerza, lo masculino y femenino dentro tuyo se sienten más armónicos. Sin embargo al estar tan fuerte la energía de la luna, algunas mujeres tienen un flujo menstrual abundante, llevándolas incluso a tener hemorragias perjudiciales. El arquetipo de la madre, nos lleva a sentir especialmente que vinculo tenemos con la madre tierra, con nuestro linaje femenino y con nuestra propia madre.

La mujer que menstrúa durante la luna llena (Luna Roja), tiene tanto poder, fuerza, proyección profética, .. que debe tener cuidado de canalizar bien el torrente de energía. Durante la Edad Media, estas mujeres eran encerradas por “estar locas” hasta que finalizaba su ciclo, debido al miedo que tenían por lo que podría suceder si alguién escuchaba sus mensajes proféticos.

Meditar andando en la naturaleza (mejor sin calzado si las condiciones climatológicas y del suelo lo permiten), sintiendo el contacto de los pies con la madre Tierra, arraigándonos y teniendo la sensación de formar parte del Universo, también son prácticas interesantes en este momento.