Seleccionar página

EL CAMINO DEL MEDIO. Y LA SALIDA SE ENCUENTRA DENTRO. Son algunas de las frases con mayor potencial que he encontrado en el camino del guerrero…. de la guerrera…


¿Eres asertivo con quién te daña? Y no me refiero a dañar sin intención, que esto es algo importante a revisar también. Sino a quién daña a sabiendas que no está bien. Por ejemplo rumiar una situación hablando de alguien a lo largo del tiempo, o quejas sostenidas, cuchichear… juzgar…
Aquí es dónde te pregunto: ¿qué haces ante ello?


Porque lo normal es atacar o huir. Y no estoy hablando de modo simple, sino de patrones realmente primales. Yo me estoy cazando muchas veces en las que he sido asertiva ante situaciones en las que tendría que haber puesto límites, y por el simple hecho de no haberlos puesto, la bola creció y el abuso y modo de relación también. Al final acabas explotando para decir BASTA y la que queda mal eres tu misma, una vez más juzgada y sentenciada.

ES UN REGALO VER ESTO!! Sobretodo si es una piedra que se te presenta continuamente en el camino. ES MUY IMPORTANTE DISCRIMINAR EL TIPO DE EMOCIÓN QUE SE ENCUENTRA DETRÁS DE LA ASERTIVIDAD.

¿Sabes poner límites? ¿Tragas con lo que no debes?

Es habitual que si de niña fuiste señalada, incluso de forma sutil, que ahora seas una experta del disfraz. El arte de ser camaleónica te salvó la vida.

Imagina niñas y niños que sus madres les decían todo el rato lo mal que hacían las cosas, o como debían comportarse sin respetar su libertad de ser.

Imagina escuelas en las que se adoctrinaba educativamente sin respetar una vez más la libertad del ser y su propia necesidad y dones.

Imagina… tantas situaciones como quieras en las que no se sostuvo quien eras y se te empujó a cambiar.

Cualquier escenario pobre en ese respeto de tu propio ser hizo que empezaras a tener conflictos con tu yo, creando así una nueva imagen que gustara más y fuera mejor aceptada. Una imagen que llegaste a creer que eras.

Pero llega un día en el que todo explota, ya sea porque sientes un terrible vacío o desconexión…. o porque repiten tropezar con la misma piedra que te indica que hay algo en ti que debería cambiar.

Por ejemplo, si la piedrita que se te repite.. es a nivel de relaciones.. imagina que una y otra vez se repite la misma escena que te lleva a sufrir, a rupturas dolorosas, abandonos, traiciones o lo que sea…

Mira si estabas actuando desde ese disfraz que te creaste para ser alguien aceptado. Y mira que sucede con tus límites y tu asertividad.

Imagina alguna situación en la que se hayan violado sus límites y tu no hicieras nada. Te cuento un ejemplo personal: Me reclamaban con frecuencia algunas alumnas ciertos materiales fuera de plazo, fuera de tiempos… el cuál yo no debía entregar porque ya cumplí mi parte y si lo hacía me responsabilizaba de su falta de compromiso u organización por ejemplo. Al ceder traspaso mis límites por ser asertiva, y me fallo. Imagina que ésta escena vuelve a repetirse… y otra vez.. y en todas por ser asertiva vuelvo a fallar a mis límites. Fíjate, por ser asertiva y querer ayudar (sin darme cuenta ahí cargo con su responsabilidad….). Pero de repente llega un día en el que digo HASTA AQUÍ. Porque detecto que la asertividad también tiene sus limites. Y en ese momento, la otra persona entra en su propio bucle, atacándome porque YA NO SOY LO ASERTIVA QU DEBERÍA SER…. ¡No pueden respetar mis límites porque nunca respetaron los suyos propios!

Bien, no se trata de excusar ningún comportamiento, sino observar las emociones que surgen detrás de dicha asertividad.

Éste será el indicador – motivador de la conducta que se desencadene: del patrón arraigado. Puede que ese indicador sea querer ser aceptada, evaluada como buena, o la envidia, competencia poco sana, llamar la atención, el miedo, … una larga lista.

SI TAPAS ESO QUE SIENTES, volverá a repetirse.

Tapamos de muchas maneras: Diciendo que algo no nos afecta siendo muy asertivos… demasiado correctos, cuando en realidad nos apetecería soltar tacos y dar golpes. Puede que tengas envidia atroz a ciertas personas o sus situaciones y que lo tapes escudándote es que tienen vidas de mierda… Puede que sientas rabia a cierto tipos de personas y sus acciones y que les «bailes el agua» de la mejor forma posible, haciendo como si no sucediera nada. Fíjate que todo eso que tapas, acabará buscando grietas por las que infiltrarse.

Sigamos desmontando el puzzle de cómo actúas y cómo tapas emociones que no son socialmente bien vistas.

¿Te has visto amenazad@ en alguna situación?

Por ejemplo siendo juzgada, señalada,.. por amigos, enemigos, padres, familia…pareja..

¿Has sentido injusticia en tu vida?

Por ejemplo cuando otras personas tenían situaciones acomodadas que tu no tenías.

¿Te has sentido humillad@?

Por ejemplo con reiteradas faltas de respeto…

¿Te has sentido abandonad@?

Por ejemplo al dejarte de lado, sol@, o «simplemente» no tenerte en cuenta.

¿Te has sentido rechazad@?

Por ejemplo al despreciarte delante de otras personas, o no invitarte a una fiesta, o tenerte de segundo plato..

Ahora bien, no sólO vamos a ver tus emociones ocultas, y tu actos asertivos «políticamente – socialmente correctos» ante los diversos ataques; sino que también vamos a enfocarnos en tus creencias. Esto es porque cuando los valores éticos sociales -relacionales están grabados a fuego es difícil saltarse esa norma para decir BASTA.

Aquí volvemos al asunto de los límites. ¿Como puedes ponerlos si te obligaron a ser un muñeco que siguiera las normas para quedar bien?
¿Cómo vas a poner límites si los que debía haberte protegido cuando más vulnerable estabas no lo hicieron? ¿Cómo vas a sabe poner límites sino te enseñaron respetarte por encima de todo?

Ahora, déjame preguntarte: ¿Podrías saltarte esa norma para respetarte? AUNQUE SEA POR UNA VEZ.. una primera vez.

¿Ha llegado el momento de respetarte?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad