Seleccionar página

Ni el miedo a la muerte ni la evasión son los mejores compañeros para el viaje de la vida. El miedo paraliza y hace que los “pendientes” se vayan acumulando en nuestra particular mochila; la evasión, por su parte, nos aleja del gran aprendizaje que tarde o temprano pica a nuestra puerta, y es el de “saber soltar”.

Cuando muere una persona querida, en realidad no lloramos tan sólo por la desaparición física de ésta, sino por todo lo que compartíamos con ella y que sentimos haber perdido.

Las pérdidas constituyen, sin duda, una de las principales fuentes de dolor en nuestras vidas. Recorremos un largo camino en el que a veces sentimos que adquirimos, y en otras, nos toca afrontar pérdidas que pueden llegar a resquebrajar nuestro día a día cotidiano e incluso nuestra identidad.

Krishnamurti afirmó: “No tenéis miedo a la muerte; en realidad teméis a la vida”. Las tradiciones de sabiduría han señalado, asimismo, que para encontrarle un sentido a la muerte y entregarnos al tránsito con aceptación, llegado el momento, antes debemos encontrarle un sentido a la vida.

Cuando digo «morir», en realidad quiero decir: vive intensa y apasionadamente. En la vida plena se encuentra la muerte y esa muerte es hermosa. En una vida intensa, apasionada, la muerte llega espontáneamente como un silencio; como un gozo profundo. Cuando digo «morir», no estoy diciendo nada en contra de la vida. En realidad si temes a la muerte, tambien temeras a la vida.

-Osho-

Las tradiciones de sabiduría milenaria han denominado este camino como desapego, que consiste en soltar la identificacion con nuestro ego y, por tanto, con los objetos y personas con las que se está a su vez identificado.

La muñeca de sal

La muñeca de sal se acercó a orillas del Océano. ¿Quién soy?, preguntó… “Entra en mis aguas y sabrás quién eres”, respondió el Océano. La muñeca de sal fue poco a poco sumergiéndose en el mar… De pronto observó cómo su cuerpo se iba disolviendo. Al pronto, dijo: ¡Ya sé quién soy!

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad