Tu autoestima se ha ido construyendo desde que viniste al mundo. En función de lo que escuchabas, de como te sentías y pensabas de ti mismo (a través de lo que te mostraban tus referentes de ti), fuiste construyendo tu propia autoestima.

Todo esto viene relacionado con nuestra valía y poder interior. Uno de las voces principales que te dañan una y otra vez, es tu propia voz crítica, la cuál vino a tu vida para protegerte. ¡Y lo hizo la mar de bien!.

Pero tal vez, si estás leyendo esto, es porque haya llegado del momento de sanar ciertas cosillas, cambiar viejas creencias y reprogramar la forma de tratarte.

La principal responsable de una autoestima baja es la voz interior con la que nos decimos a nosotros mismos cosas negativas.

Si, todo el mundo tiene una voz crítica negativa, aunque unas personas son más conscientes que otras. Se trata de la voz con la que te dices pensamientos destructivos a ti mismo, como:

Nunca lo harás bien.

Eres peor que él/ella.

No le gusto a esa persona.

Para tener autoconfianza, es importante no aceptar esos pensamientos y reemplazarlos por otros más positivos y que te ayuden a sentirte mejor.

Buscar la aprobación de los demás es algo que, si no somos conscientes, hacemos constantemente. Ejemplos:

Ponernos ropa pensando en si gustará a los demás.

Tomar decisiones importantes basadas en opiniones de los demás.

No decir nuestras opiniones porque pensamos que no agradaran a los demás.

Entonces, cuando vayas a hacer cualquier cosa o tomar una decisión, pregúntate si estas pensando en qué pensarán los demás, si estas actuando para que ellos se sientan satisfechos con tu comportamiento.

En todo el mundo, no hay nadie como yo.

YO SOY YO

Hay personas que tienen algo en común

conmigo, pero nadie es exactamente como yo.

Por lo tanto, todo lo que surge de mi

es verdaderamente mío

porque yo sola lo escogí.

Soy dueña

de todo lo que me concierne,

de mi cuerpo,

incluyendo todo lo que hace;

mi mente,

incluyendo todos sus pensamientos e ideas:

mis ojos,

incluyendo las imágenes de todo lo que contemplan;

mis sentimientos, sean lo que sean,

ira, gozo, frustración,

amor, desilusión, excitación;

mi boca

y todas las palabras que de ella salen,

corteses, tiernas o rudas,

correctas o incorrectas;

mi voz,

fuerte o suave,

y todas mis acciones

ya sean para otros o para mí misma.

Soy dueña de mis fantasías,

mis sueños, mis esperanzas, mis temores.

Soy dueña de todos mis triunfos y logros,

de todos mis fracasos y errores.

Como soy dueña de todo mi yo,

puedo llegar a conocerme íntimamente.

Al hacerlo, puedo amarme,

y ser afectuosa conmigo en todo

lo que me forma.

Puedo así hacer posible que todo lo que soy

trabaje para mi mejor provecho.

Sé que hay aspectos de mi misma

que me embrollan,

y otros aspectos que no conozco.

Mas mientras siga siendo afectuosa

y amorosa conmigo misma,

valiente y esperanzada,

puedo buscar las soluciones a los embrollos

y los medios para llegar a conocerme mejor.

Sea cual sea mi imagen visual y auditiva,

diga lo que diga, haga lo que haga

piense lo que piense y sienta lo que sienta

en un instante del tiempo

esa soy yo.

Esto es real y refleja dónde estoy

en ese instante del tiempo.

Más tarde, cuando reviso cuál era mi imagen

visual y auditiva, qué dije y qué hice,

qué pensé y qué sentí,

quizás resulte que algunas piezas no encajen.

Puedo descartar lo que no encaja

y conservar lo que demostró que sí encaja.

E inventar algo nuevo en vez de lo que descarté.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer.

Tengo las herramientas para sobrevivir;

Para estar cerca de otros,

Para ser productiva,

y para encontrar el sentido y el orden del mundo

formado por la gente y las cosas que me rodean.

Soy dueña de mí misma

y por ello puedo construirme.

Yo soy yo

y estoy bien.

Este poema lo escribió Virginia Satir para una quinceañera que le preguntó sobre el sentido de la vida.  

(Título original: Self steem, 1970)

Te propongo a continuación una serie de ejercicios. Toma papel y lápiz.

  • ¿Quién ha participado en la construcción de tu autoestima? ¿ y en la destrucción de la misma?
  • Ahora escribe los mensajes negativos acerca de ti, que favorecieron en la destrucción de tu autoestima. Táchalos con un rotulador negro bien gordito para que no se vea nada. Hazlo de forma consciente. Y en substitución escribe mensajes positivos que sustituyan a cada mensaje negativo.
  • CADA LÁGRIMA QUE CAIGA POR TUS MEJILLAS, ES ORO LÍQUIDO. ES EL MEJOR REMEDIO, LAS MEJORES FLORES DE BACH, ASÍ QUE ESTATE CON LA CARA LIMPIA, Y LAS MANOS. CON CADA GOTA, PÓNTELA DEBAJO DE LA LENGUA, BEBIÉNDOLAS COMO EL MEJOR REMEDIO DE SANACÓN Y RECOMPOSICIÓN DE TI MISMA Y DE TU AUTOESTIMA.

Suscribete Ya!

-

Recibirás de regalo el Manual 7 días para mejorar tu Autoestima.

Además, estarás siempre informado de mis novedades.

Genial, ahora solo queda confirmar el email de bienvenida que te hemos enviado.

¿Quieres estar informada de los descuentos que vaya lanzando?

Suscríbete y te mantendré informada de todas las ofertas. En este mes voy a lanzar promociones del 50% y hasta el 70%.

Suscríbete para no perderte la oportunidad. 

Te has suscrito perfectamente.