Seleccionar página
Coincidiendo con el periodo del solsticio, la fiesta de San Juan representa esa cultura que contempla lo exotérico: el sol como astro que nos permite la vida, que la naturaleza siga dándonos sus frutos; pero también lo esotérico: los rituales iniciáticos que tienen lugar en numerosos lugares de la tierra desde el 21 al 24 de junio, tienen como propósito recrear la magia, cruzar la “Puerta”, dar el salto de una realidad a otra, la posibilidad que quemar todo lo viejo, mediante el acto de arrojar al fuego de las hogueras todo lo inútil, lo que ya no puede convivir con la nueva personalidad naciente. De la misma forma quetodo es cíclico, nuestra naturaleza interna también tiene que renovarse.
De todo ellos se desprende el sentido mágico de la fuerzas de la naturaleza. Suelen recolectarse en esos días del solsticio diversas plantas medicinales porque se ha comprobado que su poder curativo se multiplica considerablemente. Se recogen diversas variedades, como el hipérico o hierba de San Juan, la Manzanilla o Abrótano hembra, la Artemisa, la Milenrama, el Saúco, el Gordolobo, la Pulsatilla alpina, la Onagra y la Perpetua, el Espliego, el Romero, el Tomillo. Esas propiedades medicinales aumentan gracias a la especial radiación del Sol en el solsticio y también a la exhalación del vapor de agua llamado Flos-coeli (flor Celeste), también llamando Flor de Agua, que se forma al amanecer, es el rocío solsticial.
Como este acontecimiento solar se relaciona con la purificación, la prosperidad, la abundancia y la fecundidad, algunas tradiciones populares cuentan que al amanecer del primer día de verano, las mujeres de los pueblos iban a recoger de las fuentes y de los manantiales la Flor celeste o Flor del Agua y se la bebían, creyendo firmemente que encontrarían a la pareja adecuada, se curarían de algún mal, o podrían concebir hijos. Durante este ritual solían entonar cantos específicos dedicados al rocío.
 
La tradición de esta fiesta de raíces milenaria se sigue celebrando en muchos lugares del planeta y en todos, las costumbres son muy similares. Coinciden en el encendido de hogueras purificadoras o de adoración al Sol. En algunos sitios también se complementa con baños al amanecer, como un ritual de bautismo. Entrar en el río o en el mar para limpiar las emociones para después dar tres vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de la hoguera. Este acto simboliza la purificación, para terminar se saltan por encima de las brasas entonando algún mantra u oración de transmutación. Es común también que en la fogata cósmica se quemen enseres viejos, intenciones escritas en un papel y que se celebre la noche con cantos y una ofrenda a la tierra.
 
La influencia de los astros en el solsticio de verano y las plantas medicinales que pueden activarse en esa noche mágica
Podemos aprovechar el ritual del Fuego  purificador para quemar, liquidar, deshacernos de las actitudes que limitan nuestra personalidad, los lastres del pasado o situaciones que ya no deseamos vivir. Podemos prepararnos para el ritual escribiendo en una hoja de papel todas aquellas tendencias, situaciones, o asuntos diversos que deseamos liquidar. Deberemos arrojar al fuego esta lista visualizando como la combustión lo quema todo.
Cómo es el momento en el que la energía femenina toma el poder, la mujer toma conciencia de sus necesidades y es capaz de manifestarlas. Los rituales del solsticio de verano están enfocados para crear energía que genere abundancia y regenerar nuestros sueños, celebrando con gratitud nuestros objetivos cumplidos. Es el momento de reforzar nuestros lazos con la naturaleza: paseos por el parque, baños en la playa, disfrutar de la montaña, o simplemente ponerse al sol a leer un libro.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad