Seleccionar página

¿Cuántas veces has sentido que tu vida estaba incompleta?

Y ahí estabas tu, en medio, sintiendo toda esa tormenta que te apretaba. Con un poco de suerte, lo respirabas y acababa calmándose. Eso sí, hasta la próxima.

Permíteme acompañarte a que lo mires desde otro lugar. Imagina que sales de tu cuerpo y que te ves desde fuera, y como un poco desde arriba. Estaría viéndote a ti, a tu cuerpo, con tus pensamientos, emociones, la postura física…la mochila que cargas… tu vida, o mejor dicho, tus experiencias vitales.

Pero ábrete a una mirada más amplia, y observa como si afinas un poco puedes ver a tu alma, comunicándose… ta vez gritando de forma desesperada un.. ¡No puedo más! , o llorando su profunda tristeza.

Por encima los disfraces y máscaras que muestras de ti, lo que los demás ven de ti.

¿Cuántas veces te han dicho que eres muy fuerte? Y por dentro, lo que tú sentías era un agotamiento atroz.

Las relaciones son la piedra angular de todos los sistemas (padres e hijos, laborales, amistades, grupos de encuentro…) Allí donde miremos hay algún tipo de relación. Incluso si deseas verlo, tu relación con la comida, con el entorno, con las plantas, animales.. con el silencio.. la música o el arte. Todo son sistemas, en los que tú eliges como vivir esa experiencia relacional.

Observa la expectativa depositada en la relación. ¿Esperabas que el otro te completase? ¿que te dijera lo hiciera lo que tu necesitas? ¿Aceptas la forma de ser de la otra persona? ¿Permites el abuso? ¿Sabes poner límites y marcar tu espacio personal? ¿Sufres por las relaciones?

Haz una lista de relaciones; por ejemplo:

con tu madre, con tu padre, con alguna amistad, con tus hijos (si los tienes), con tu pareja, con la comida, con los animales, plantas.. cosas materiales, con el trabajo…

Y escribe como te relacionas con cada uno de ellos. Qué te hacen sentir, que recibes y que das, cómo se equilibra, los puntos de conflicto, ¿buscas culpables?, ¿te culpas?, ¡disfrutas o llevas a máxima tensión todas tus relaciones?, ¿sabes disfrutar del momento?, ¿creas dependencia?, ¿te haces dependiente?,…

Habitualmente nos relacionamos de forma insana, porque no hemos aprendido a hacerlo de otra forma. Si se prolonga en el tiempo, la cosa se hace más difícil porque cada día tendremos más y más pegada la máscara que nos hemos creado para protegernos, y desde la cuál actuamos en nuestro día a día.

te animo a compartir tus reflexiones y que juntos crezcamos. leire@leirebenito.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad