Seleccionar página

SANAR LA RELACIÓN ENTRE HIJOS Y PADRES. 

«Un enfoque sistémico.»

Los padres dan la vida, los hijos la toman, incondicionalmente. Así toman incondicionalmente a sus padres. Después el hijo toma también incondicionalmente todo lo que los padres dan además de dar la vida: la herencia familiar, lo que los padres hicieron con esta herencia y lo que lograron ser y hacer con esta misma herencia, y, todo lo que hicieron para el hijo/a.

El hijo honra el regalo tomado: a la vida y todo lo que le acompaña.

Sólo cuando tomamos a nuestros padres, empieza el camino del crecimiento. Todo lo que hace- mos antes de haber podido tomarlos son anhelo de supervivencia, son sustitución de los humildes padres de carne y hueso que se desdibujará en cuanto aceptemos tomar a nuestros padres físicos como los primeros y los únicos.

–> La actitud esencial ante los padres no es emocional, es una actitud existencial:

Vosotros me habéis dado la vida.
Con toda vuestra imperfección, habéis sido capaces de lo más grande: crear una vida. Gracias por la vida, gracias por ser mis padres.
Lo que me falte me lo busco yo.

psicoterapia donosti

La decisión del hijo de considerar a sus padres como una unidad del que es el fruto, conlleva amarlos a los dos por igual, respetarlos y tenerles gratitud a los dos por igual. Y produce por reso- nancia un efecto sanador muy potente sobre la relación entre los padres. Los padres acaban recon- ciliándose internamente.

Y conseguimos estar al servicio de la vida cuando estamos en sintonía con los órdenes del amor: orden (el sistema más nuevo tiene preferencia sobre el sistema más antiguo, la persona más mayor tiene preferencia sobre la persona más joven), pertenencia (todos pertenecen, independientemente de lo que hayan sido sus vidas, y pertenecen a todo) y compensación (equilibrar el dar y recibir, integrar las polaridades, compensar las vivencias con su opuesto).

Ahora te muestro una frase de liberación: YO POR MI Y TU POR TI.

Estamos acostumbrados al yo por ti o tu por mi, pero lo que libera es tomar tu propia responsabilidad con la vida, incluso de cara a un hijo… decirle.. Yo por mi, y tu por ti querid@ hij@.

Sin embargo el niño, desde su pensamiento mágico y su inmenso amor arcaico, dice inconscientemente a sus mayores “yo como tú”, “te sigo en la enfermedad, en la muerte, en la desgracia, etc”, “mejor que sea yo que tú”, “yo antes que tú.

Tomar a la madre permite que fluyan la salud, el éxito, el amor y la abundancia en la vida de la persona.
Tomar al padre abre la puerta a la fuerza, la realización profesional y la responsabilidad.

Cuando un progenitor no ha tomado a uno de sus padres, va a utilizar a uno de sus hijos para hacer de ese padre o madre que no ha tomado. O sea que uno de los hijos se va a transformar en abuelo o abuela. Uff y esto me desgarra porque veo la imagen de mi hija mayor… tomando el lugar de madre. Sí, como ves yo también atravieso… y esta tomando ese lugar que me corresponde por elección propia. Así mismo te recomiendo que si esto resuena en ti, hagas las constelaciones necesarias para dar orden a tu sistema. No necesitas ir a un gran evento grupal, puedes constelar de forma individual e incluso a distancia. Doy fe de bellos procesos que se resuelven en consultas online.

Sigamos… ¿te suena lo de juzgar a los padres?, …significa que estamos reemplazando a alguien mayor que ellos. Y ese alguien fue un perpetrador que no asumió su culpa, por lo que necesita juzgar a los demás para alejar el miedo a ser descubierto. Y ese hijo hace lo mismo que el ancestro al que reemplaza. Lo que juzga ya lo tiene dentro.

¿Cómo salir de todo esto?

Ante todo, tomar consciencia de lo que sucede, darle comprensión y elegir actuar.

¿Qué resuena de todo esto en ti?

Escríbeme y me compartes: leire@leirebenito.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad